RACQ LifeFlight Rescue

LifeFlight es un líder mundial en atención aeromédica y el servicio más diversificado de Australia con una flota de ala fija y otra de ala giratoria, que ofrece tratamiento médico de emergencia y de salvamento a pacientes gravemente enfermos y heridos en toda Australia y en el mundo.

En 1981, LifeFlight comenzó como Gold Coast Helicopter Rescue Service con un helicóptero monomotor que realizaba patrullas durante el fin de semana de la playa y los surfistas en el mar en la Costa de Oro. El equipo consistía en un piloto permanente y 15 tripulantes voluntarios. Hoy en día, el equipo opera 13 helicópteros y 3 alas fijas y presta servicio en una extensa área de Queensland. En promedio, nuestro equipo atiende entre 6 y 12 accidentes diarios, ofreciendo cuidados críticos a la comunidad cuando es necesario, especialmente a aquellos en comunidades rurales y remotas.

LifeFlight tiene un centro de operaciones 24/7 (conocido internamente como C3) en Brisbane que funciona para apoyar todos los aspectos de una operación, desde la primera llamada telefónica que entra, hasta facilitar el rescate y la respuesta desde allí, comunicarse con la aeronave, aconsejar al equipo sobre su misión, enviar las coordenadas de la cuadrícula y apoyar otros elementos de la misión, como el combustible, las ambulancias en el lugar, entre otros.

El control operativo es vital para el equipo de LifeFlight. A medida que su equipo de trabajo y su flota han crecido, la necesidad de saber dónde está cada medio en todo momento se ha vuelto cada vez más importante, esto incluye la coordinación, la programación, y asegurar que LifeFlight está cumpliendo con sus obligaciones contractuales.

"TracPlus nos ha dado la posibilidad de tener un control operativo muy preciso y sistemático a lo largo de muchos años. Sin TracPlus, no seríamos capaces de lograr el control operacional", afirma Brian Guthrie, gerente de operaciones.

TracPlus es importante para el funcionamiento general de LifeFlight, incluido el rastreo del vuelo y la forma en que cuidamos de nuestro personal, pero también de nuestros clientes.

"No hay mejor recompensa que venir a trabajar todos los días y poder ayudar a la gente. Todos los días somos testigos de la partida de una persona y un helicóptero para salvar una vida... y todos sentimos esa satisfacción. Ya sea que estemos en los helicópteros o en el equipo de apoyo, sentimos que estamos haciendo nuestra parte en el apoyo para mantener nuestra comunidad más segura", agrega Guthrie.